Skip to content
Libro esotérico

Agustín de Hipona

Agust√≠n de Hipona fue el primer fil√≥sofo importante de la era cristiana. 

Fue el obispo de Hippo Regius en Numidia durante los √ļltimos a√Īos del Imperio Romano, y su obra m√°s famosa, La ciudad de Dios, describi√≥ lo que √©l cre√≠a que era la causa de este declive. 

En sus obras, tambi√©n abord√≥ cuestiones como el pecado original o el libre albedr√≠o, y sus ideas tendr√≠an un efecto profundo no solo durante su vida, sino tambi√©n en el desarrollo de la iglesia medieval y, m√°s tarde, en los te√≥logos de la religi√≥n protestante. 

Es reconocido como Santo y Doctor de la Iglesia cat√≥lica por su contribuci√≥n a la teolog√≠a. 

Adolescencia

A los dieciocho a√Īos, Agust√≠n tuvo su primera concubina, que le dio un hijo al que pusieron por nombre Adeodato.

Los excesos de ese “pi√©lago de maldades” continuaron y se incrementaron con una afici√≥n desmesurada por el teatro y otros espect√°culos p√ļblicos y la comisi√≥n de algunos robos; esta vida le hizo renegar de la religi√≥n de su madre.

Su primera lectura de las Escrituras le decepcionó y acentuó su desconfianza hacia una fe impuesta y no fundada en la razón.

Sus intereses le inclinaban hacia la filosof√≠a, y en este territorio encontr√≥ acomodo durante alg√ļn tiempo en el escepticismo moderado, doctrina que obviamente no pod√≠a satisfacer sus exigencias de verdad.

Su Adultez y el Maniqueísmo

Agust√≠n de Hipona admitir√≠a haber vivido la vida de un ‚Äúlibertino”, incluso engendrando un hijo. 

Es conocido por la cita “Se√Īor, hazme casto, pero todav√≠a no”. 

Desilusionado, acab√≥ rechazando el cristianismo por el estilo de escritura y la crudeza doctrinal de la Biblia, y se volvi√≥ a las ense√Īanzas del profeta persa Mani (216-276 EC). 

El manique√≠smo era una mezcla de budismo, cristianismo, juda√≠smo y gnosticismo, que preconizaba el dualismo del bien y el mal, donde la humanidad era en parte buena pero tambi√©n en parte mala. 

Seguir√≠a fiel a esta doctrina durante m√°s de nueve a√Īos, hasta que regres√≥ a su ciudad natal para abrir una escuela y luego, finalmente, se ir√≠a para ense√Īar ret√≥rica en Cartago.

LA EXPERIENCIA QUE CAMBI√ď SU VIDA

En 383 EC, una vez m√°s se encontraba en una encrucijada, insatisfecho tanto con el manique√≠smo como con la antigua Academia de Plat√≥n en Atenas. 

Viaj√≥ a Roma, donde consigui√≥ un puesto como profesor municipal de ret√≥rica en Mil√°n. 

Seg√ļn su propia confesi√≥n, cuando regres√≥ a Roma, tuvo una experiencia que cambiar√≠a su vida para siempre: escuch√≥ la voz de Dios. Mientras estaba en Mil√°n, conoci√≥ al renombrado te√≥logo obispo Ambrosio, quien hab√≠a fusionado el cristianismo con las ense√Īanzas del fil√≥sofo ateniense Plat√≥n. 

Con una conciencia renovada, Agust√≠n comenz√≥ a estudiar los escritos de Plat√≥n y Plotino, lo que lo llev√≥ a interesarse por el neoplatonismo. Utilizar√≠a esta nueva pasi√≥n por el neoplatonismo para defender y afirmar la teolog√≠a cristiana.

LA CIUDAD DE DIOS

Su obra m√°s famosa, La ciudad de Dios, fue escrita despu√©s del saqueo de Roma por los visigodos en el 410 EC. 

En esta ciudad de Dios, cada individuo es ciudadano de dos mundos diferentes al mismo tiempo. 

Uno es el reino de Dios, que es inmutable y eterno, el otro, aunque esta idea no era nueva para muchos cristianos, era el reino del mundo inestable. 

En La ciudad de Dios, Agust√≠n quiso refutar las acusaciones paganas de que el declive del Imperio Romano en Occidente se debi√≥ a la deserci√≥n de las deidades antiguas por parte del pueblo en favor del cristianismo.

En su refutaci√≥n, Agust√≠n se√Īal√≥ el declive gradual de la moralidad en todo el imperio. Aunque muchos romanos segu√≠an creyendo en su versi√≥n del colapso del imperio, Agust√≠n dijo que el √©xito del imperio solo se hab√≠a debido a su deseo de dominar.

En resumen, escribió que la historia es el resultado de la voluntad de Dios, donde la gente elige entre la ciudad celestial y la terrenal.

La filosofía de Agustín de Hipona

Agustín de Hipona

El tema central del pensamiento de Agustín de Hipona es la relación del alma, perdida por el pecado y salvada por la gracia divina, con Dios, relación en la que el mundo exterior no cumple otra función que la de mediador entre ambas partes.

De ah√≠ su car√°cter esencialmente espiritualista, frente a la tendencia cosmol√≥gica de la filosof√≠a griega. La obra del santo se plantea como un largo y ardiente di√°logo entre la criatura y su Creador, esquema que desarrollan expl√≠citamente sus Confesiones (400).

Si bien el encuentro del hombre con Dios se produce en la charitas (amor), Dios es concebido como bien y verdad, en la l√≠nea del idealismo plat√≥nico.

Sólo situándose en el seno de esa verdad, es decir, al realizar el movimiento de lo finito hacia lo infinito, puede el hombre acercarse a su propia esencia.

Pero su visi√≥n pesimista del hombre contribuy√≥ a reforzar el papel que, a sus ojos, desempe√Īa la gracia divina, por encima del que tiene la libertad humana, en la salvaci√≥n del alma.

Este problema es el que más controversias ha suscitado, pues entronca con la cuestión de la predestinación, y la postura de Agustín contiene en este punto algunos equívocos.

Canonización

El Papa Bonifacio VIII lo canoniz√≥ como el santo patr√≥n de los cerveceros e impresores, entre otros, la Iglesia Cat√≥lica reconocer√≠a el 28 de agosto como el d√≠a de su santo y en adelante Agust√≠n de Hipona ser√≠a recordado como San Agust√≠n.

Legado

Por su vasta y perdurable irradiación, puede afirmarse que Agustín de Hipona figura entre los pensadores más influyentes de la tradición occidental.

Toda la filosof√≠a y la teolog√≠a medieval, hasta el siglo XII, fue b√°sicamente agustiniana; los grandes temas de San Agust√≠n -conocimiento y amor, memoria y presencia, sabidur√≠a- dominaron la teolog√≠a cristiana hasta la escol√°stica tomista. 

Lutero recuper√≥, transform√°ndola, su visi√≥n pesimista del hombre pecador, y los seguidores de Jansenio, por su parte, se inspiraron muy a menudo en el Augustinus, libro en cuyas p√°ginas se resum√≠an las principales tesis del fil√≥sofo de Hipona. La obra de San Agust√≠n influir√≠a en otros muchos pensadores de la Reforma como Mart√≠n Lutero, Juan Calvino, Cornelius Jansen y Bernardo de Claraval. Tambi√©n fil√≥sofos mucho m√°s tard√≠os como Ren√© Descartes, Schopenhauer y Nietzsche se basar√≠an en sus ideas.

Libros sobre Agustín de Hipona

Si deseas conocer las obras de Agust√≠n de Hipona y obtener sus ense√Īanzas, en esta Web podr√°s consultar sus mejores libros, completamente GRATIS.

Esperamos que los disfrutes y te sean de gran ayuda.

Un Abrazo, amable lector.

Libros de Agustín de Hipona:

Agustín de Hipona

TituloMedidaHitsDescargar
Agustin de Hipona - Replica al adversario de la ley 500.45 KB76 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Soliloquios 455.70 KB80 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Unico bautismo 196.01 KB76 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Verdadera religion 372.10 KB82 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Vida feliz 166.63 KB80 DescargarPrevisualizacion
San Agustin - Tratado I sobre el Evangelio de San Juan 66.50 KB67 DescargarPrevisualizacion
San Agustin_ la inmortalidad del alma 133.50 KB76 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Confesiones 1.13 MB72 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Costumbres 483.89 KB70 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Espejo de la Sagrada Escritura 951.82 KB72 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Replica a Cresconio 892.64 KB67 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Petiliano 917.52 KB67 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Maximino 512.81 KB60 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Carta sobre la secta donatista 398.30 KB59 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Locuciones del Heptateuco 401.84 KB52 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Inmortalidad del alma 307.81 KB60 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Matrimonio 459.46 KB55 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Replica a arrianos 245.09 KB46 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Debate con Maximino 262.26 KB51 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Las herejias 233.97 KB55 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Sermon a los fieles de Cesarea 110.30 KB50 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - De la fe en lo que no se ve 134.62 KB51 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Contra los judios 164.25 KB54 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Regla 87.27 KB53 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - A Orosio 137.27 KB52 DescargarPrevisualizacion
Agustin de Hipona - Actas de Emerito 120.19 KB50 DescargarPrevisualizacion

Youtube
Youtube
Whatsapp
Fb messenger